beneficios-agua-de-pera

Agua de Pera: Consumo y Beneficios

Aunque hay muchas otras frutas que se consumen con frecuencia, como las manzanas o las naranjas, la pera ha ido ganando popularidad con el transcurso de los años, gracias a sus propiedades y a la multitud de beneficios que su consumo supone. Aunque la forma más habitual de consumirla es tal y como la adquirimos, hay otra que muy pocos conocen: el agua de pera. El consumo de esta sustancia es una manera rápida de eliminar los residuos de nuestro cuerpo.

 

¿Cómo se prepara el Agua de Pera?

 

Es fácil: en función de la cantidad de agua de pera que desees, selecciona peras que no estén maduras, lávalas y quítales el corazón, pero no las peles. Después, añádelas a una batidora junto con zumo de limón, unas cuantas hojas de albahaca y aproximadamente 50 cl de agua.

 

¿Cuáles son los principales beneficios del consumo de Agua de Pera?

 

  • Ayuda al correcto funcionamiento de tu sistema intestinal: por su alto contenido en fibra, si bebemos el agua de pera de manera habitual, tendremos mayores posibilidades de tener un sistema digestivo más saludable. Entre otras cosas, acelera la velocidad de tránsito, pues evita que se queden residuos en nuestro organismo y por tanto, reducen las posibilidades de padecer estreñimiento. Otro de los beneficios relacionados con el aparato digestivo es que, gracias a su capacidad para mantener la flora de bacterias en buen estado, reduce nuestras posibilidades de contraer enfermedades de tipo infeccioso.

 

  • Fortalece nuestras defensas: como el agua de pera tiene un alto contenido en vitamina C, tendremos un nivel de defensas mayor, lo que nos ayudará a curarnos con más rapidez de enfermedades como la gripe o un resfriado.

 

  • Ayuda a bajar los niveles de colesterol: cada pera tiene hasta 6 gramos de fibra, componente que lucha contra la formación de coágulos de colesterol en las arterias y que, si no se cuida, puede llegar a suponer afecciones graves como anginas de pecho o incluso infartos.

 

  • Ayuda a calmar el apetito: la pera es una fruta que tiene muy pocas calorías y cuyos carbohidratos son buenos para el organismo. Además, es frecuente que, tras haber consumido una pieza de esta fruta, tengamos la sensación de estar llenos. Por eso, beber un vaso de agua hecho a partir de esta fruta es una buena opción si queremos cuidar la línea o mantenerla.

 

  • Ayuda a la relajación muscular: Aunque no nos lo creamos, los plátanos no son la única fuente de potasio: la pera posee alrededor de 210 mg de este elemento, por lo que, si deseamos que el proceso de contracción y posterior relajación de nuestra musculatura, el agua de pera es una opción muy sólida. Además, hará que tengamos menos probabilidades de sufrir calambres.

 

  • Reduce las posibilidades de tener diabetes tipo II: la pera contiene antocianinas (tipo de antioxidante) que reducen nuestros niveles de azúcar y que, por tanto, reducen la posibilidad de que nuestro cuerpo sufra enfermedades de tipo crónico, entre las que se encuentra la diabetes tipo II.