pera-propiedades-beneficios

Las Propiedades de la Pera

Aunque durante mucho tiempo la pera ha estado relegada a un segundo plano, poco a poco se ha convertido en un alimento esencial de la dieta de muchas personas. Ya sea crudas y peladas o en forma de zumos y batidos, el consumo de esta fruta ha ido aumentando en los últimos años. Esto se debe, posiblemente, a los beneficios que el consumo de la pera aporta a nuestra salud. Estos son algunas de las ventajas de las que tu cuerpo disfrutará si ingieres esta fruta de manera regular.

 

¿Qué propiedades tienen las peras?

 

  • Son diuréticas. Es decir, ayudan a la eliminación de deshechos y de residuos en nuestro cuerpo, hecho que es vital para prevenir el desarrollo de algunos tipos de cáncer, en especial el de colon. Por la misma razón, ayudan a bajar de peso y a mantenerlo una vez que hemos alcanzado nuestro peso ideal.

 

  • Tiene un elevado contenido de ácido fólico. Este ácido es esencial especialmente en mujeres embarazadas, pues reduce las posibilidades de que el feto llegue a desarrollar defectos en la médula espinal y en el cerebro.

 

  • Las peras tienen un elevado nivel de boro, un elemento químico que facilita la retención de calcio en nuestros huesos. Por tanto, ayuda a atrasar la aparición de la osteoporosis y nos asegura un mejor estado óseo durante un periodo prolongado de tiempo.

 

  • Tiene un riesgo muy reducido de provocar reacciones alérgicas. Por lo tanto, su uso es recomendado especialmente en recién nacidos y en bebés, especialmente sensibles a las alergias.

 

  • Tiene un elevado porcentaje de pectina, que reduce los niveles del colesterol dañino. Por lo tanto, su consumo previene la aparición de enfermedades coronarias como la angina de pecho o los infartos cardíacos.

 

  • Tienen mucha fibra. Por eso, su consumo ayuda a mantener nuestros intestinos en el mejor estado posible. De esta manera, si tienes episodios de diarrea, inflamación de las células internas del estómago (gastritis) o úlceras, es posible que te recomienden su consumo.

 

  • Tiene un alto contenido en vitamina C: Esta vitamina ayuda a que tengamos un nivel más alto y mejor de defensas, y que, por lo tanto, tengamos menores probabilidades de contraer enfermedades y más probabilidades de curarnos con rapidez en caso de que lleguemos a contagiarnos.

 

  • Tiene un índice glucémico (IG) muy reducido: por tanto, aunque tiene un gusto muy dulce, su contenido de azúcar es bajo. De esta manera, se trata del alimento ideal para mantener a raya enfermedades como la diabetes.

 

  • Tiene potasio: el componente de potasio en esta fruta es muy alto. Por eso, controla la aparición de calambres en los músculos.

 

  • Tiene un alto contenido de vitamina K, que unido a la vitamina C, previene la oxidación de las células que causan la aparición de arrugas, especialmente en nuestro rostro.

 

  • Tiene propiedades exfoliantes, que hacen de esta fruta la base de muchos productos faciales que buscan combatir la aparición de granitos, especialmente en las pieles grasas.